AMAZONÍA Amazonia

LAICOS DOMINICOS Y “QUERIDA AMAZONÍA”

LOS LAICOS DOMINICOS EN LA PERSPECTIVA DE “QUERIDA AMAZONÍA”

Con la Encíclica Laudato Si’ sobre la ‘ecología integral’ (2015), el Papa Francisco hizo evidente y de bastante actualidad aquello que es objeto de debate en todo el mundo, porque el tema que aborda afecta a toda la humanidad. Es una Carta dirigida a todos las personas de buena voluntad que se preocupan por el medio ambiente y la salud del planeta, la casa común.

Francisco define como ecología integral:“… aquella que incorpora claramente las dimensiones humanas y sociales” (n. 137), y aborda los distintos tipos de ecología: La ambiental, la económica y la social, la cultural y, finalmente, la de la vida cotidiana; fundamentado en dos principios: el bien común y la justicia entre generaciones.

Una síntesis de la situación es que “No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental. Las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza” (n. 139)

Una de las líneas de solución permitió la realización de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica, cuyo documento conclusivo titulado “Amazonía: Nuevos Caminos para la Iglesia y para una Ecología Integral” brindó algunas herramientas al Papa Francisco para promulgar la Exhortación apostólica postsinodal “Querida Amazonía”[1], la cual nos permite reflexionar entorno a algunos elementos relevantes acerca de la presencia del laicado dominicano en seis de los nueve países de la región que integran la Red Eclesial Panamazónica (REPAN)[2], conformada por: Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam, Venezuela y Guayana Francesa.

Son cuatro sueños que se plantean en la Exhortación: un sueño social, un sueño cultural, un sueño ecológico y un sueño eclesial. Sueños que se ven orientados y referenciados explícitamente hacia los laicos en el Capítulo IV titulado “Un sueño eclesial”, con temas como la inculturación de la ministerialidad, la comunión y la participación de cada uno de los rostros humanos en la Amazonía.

1. LA INCULTURACIÓN DE LA MINISTERIALIDAD

Destaca el compromiso y la responsabilidad para que los laicos puedan “… anunciar la Palabra, enseñar, organizar sus comunidades, celebrar algunos sacramentos, buscar distintos cauces para la piedad popular y desarrollar la multitud de dones que el Espíritu derrama en ellos. Pero necesitan la celebración de la Eucaristía porque ella «hace la Iglesia», a tal punto que «no se edifica ninguna comunidad cristiana si esta no tiene su raíz y centro en la celebración de la sagrada Eucaristía». Si así lo creemos, es urgente evitar que los pueblos amazónicos estén privados de este alimento de vida nueva y del sacramento del perdón” (n. 89)

2. COMUNIDADES REPLETAS DE VIDA

La formación humana y cristiana implica, entre otros aspectos, la profundización del Kerigma (n. 65) para un adecuado crecimiento y desarrollo de las comunidades, las cuales requieren de “La Eucaristía, como fuente y culmen que reclama el desarrollo de esa multiforme riqueza. Se necesitan sacerdotes, pero esto no excluye que ordinariamente los diáconos permanentes —que deberían ser muchos más en la Amazonía—, las religiosas y los mismos laicos asuman responsabilidades importantes para el crecimiento de las comunidades y que maduren en el ejercicio de esas funciones gracias a un acompañamiento adecuado” (n. 92).

Se necesitan más líderes que sean protagonistas en la comunión y participación eclesial ya que, como lo señala la Exhortación, se trata de una Iglesia con rostros amazónicos que “… requiere la presencia estable de líderes laicos maduros y dotados de autoridad, que conozcan las lenguas, las culturas, la experiencia espiritual y el modo de vivir en comunidad de cada lugar, al mismo tiempo que dejan espacio a la multiplicidad de dones que el Espíritu Santo siembra en todos. Porque allí donde hay una necesidad peculiar, Él ya ha derramado carismas que permitan darle una respuesta. Ello supone en la Iglesia una capacidad para dar lugar a la audacia del Espíritu, para confiar y concretamente para permitir el desarrollo de una cultura eclesial propia, marcadamente laical. Los desafíos de la Amazonía exigen a la Iglesia un esfuerzo especial por lograr una presencia capilar que sólo es posible con un contundente protagonismo de los laicos” (n. 94).

3. LA PRESENCIA DE LOS LAICOS DOMINICOS EN LA PERSPECTIVA DE “QUERIDA AMAZONÍA”

Desde la llegada de los Españoles a América (1492), los dominicos hacen presencia en el “Continente de la Esperanza”, como lo señalara Benedicto XVI.  Familia Dominicana que trabaja por la Evangelizacion de los pueblos, por la salvación de los hombres como establecen las Constituciones de la Orden, por los Derechos Humanos y por la formación integral de la persona y de cada uno de los que participa en la construcción del Reino de Dios aquí y ahora.

En “Querida Amazonía”, se enuncian varios verbos dirigidos a los laicos, como llamados a anunciar la Palabra, enseñar, organizar, celebrar, buscar y poner al servicio de la comunidad los dones y carismas que el Espíritu ha derramado en cada ser humano para desarrollar una cultura de la comunión y la participación eclesial; como lo afirmara san Juan Pablo II en su Exhortación postsinodal “Christifideles laici”, publicada el 30 de diciembre de 1988, sobre “la vocación y la misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo”, en la que palpita el aporte de fray Yves Congar, O.P. (1904-1995), a la reflexión teológica proporcionando herramientas, en buena medida, al camino que la teología ha ido recorriendo para discernir el papel de los fieles laicos en una eclesiología de comunión, participación y misión.

A este propósito, en el artículo titulado “La contribución de Yves Congar a la reflexión teológica sobre el laicado” de Ramiro Pellitero (2004), afirma que nuestro hermano Congar “…alaba su riqueza y contenido, su estructuración y unidad, y su engarce con el Vaticano II y la Escritura… […] y destaca que la perspectiva de la misión enlaza con la reflexión de la Iglesia sobre sí misma (Lumen gentium) y su relación con el mundo (Gaudium et spes). Pone de relieve tres puntos: la responsabilidad de los laicos como sujetos activos en la Iglesia y en la historia humana; el valor de los «ministerios espontáneos» (no ordenados) junto a los ministerios ordenados y los carismas; la fundamentación antropológica y teológica de la distinción varón-mujer y la aportación de la mujer en la sociedad y en la Iglesia”[3].

En tal sentido, podemos afirmar que ya se vienen desarrollando estos elementos como la responsabilidad, el valor de los ministerios espontáneos y el aporte de la mujer en la sociedad y en la Iglesia desde la inculturacion de la ministerialidad, evidenciado a través de los diferentes grupos, fraternidades y movimientos juveniles que tienen pasión por la Verdad, celo por la predicación y participan en varios programas como voluntarios en la “Querida Amazonía”.

Monseñor David Martínez, O.P., Obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado y Secretario Especial del Sínodo ha señalado que: “El título (de la Exhortación) ya es un reflejo del corazón del Papa que muestra un profundo amor por este territorio tan particular y por sus pueblos. La exhortación es un poema de amor proclamado a toda la Iglesia universal y a todas las personas de buena voluntad. Es un poema que llora por todos los crímenes e injusticias y que se maravilla también contemplando las maravillas de estas selvas y de sus habitantes”[4].

La Familia Dominicana en América Latina y el Caribe hace grandes esfuerzos por compartir la experiencia del Evangelio a través de Provincias, Vice Provincias y Vicariatos, a través de las distintas comunidades de hermanas de vida contemplativa y apostólica; reflejado en la cooperación de entidades como la Conferencia Interprovincial de los Dominicos de América Latina y el Caribe (CIDALC), la Confederacion de Dominicas de América Latina y el Caribe (CODALC), el Movimiento Juvenil Dominicano (IDYM- MJD) y, por supuesto, el Consejo de las Fraternidades Laicales Dominicanas de América Latina y el Caribe (COFALC).

La Familia Dominicana está presente en Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela; seis de los nueve países que conforman y a quienes está dirigida esta nueva Exhortación apostólica Postsinodal “Querida Amazonía”. Un buen número de fraternidades de la Orden y de jóvenes dominicos, aportan al Kerigma de la fe con la Alegría del Evangelio en esta parte del mundo, que hoy continúa siendo un desafío para la “Sinergia de la Vida y Misión” de la Orden, como lo ha señalado el Capítulo General de Biên Hòa (2019).

La formación de los laicos es un gran desafío para la renovación de la predicación. En tal sentido, tanto la Regla de las Fraternidades Laicales de santo Domingo como las Declaraciones Generales (2019) plantean las principales fuentes de la formación dominicana: 1) La Palabra de Dios y la reflexión teológica, 2) La oración litúrgica, 3) La historia y la tradición de la Orden, 4) Los documentos contemporáneos de la Iglesia y de la Orden y, 5) El estudio de los signos de los tiempos. 

Estas cinco fuentes son una oportunidad para continuar avanzando en “… la presencia estable de líderes laicos maduros y dotados de autoridad, que conozcan las lenguas, las culturas, la experiencia espiritual y el modo de vivir en comunidad de cada lugar, al mismo tiempo que dejan espacio a la multiplicidad de dones que el Espíritu Santo siembra en todos”, como lo señala la Exhortación (n. 94) y, vivir el verdadero sentido de la contemplación en el seguimiento de Cristo desde la espiritualidad y el carisma de la Orden de Predicadores.

Señala el Papa Francisco en la Exhortación que los desafíos de la Amazonía “…exigen a la Iglesia un esfuerzo especial por lograr una presencia capilar que sólo es posible con un contundente protagonismo de los laicos” (n. 94).  

En tal sentido, existen varias experiencias[5] en esta perspectiva de “Querida Amazonía”: Una de ellas se viene realizando a través del programa “Selvas Amazónicas”, dirigida y acompañada por nuestros hermanos de la Familia Dominicana en España, quienes la han querido llamar:“Amazionados por la dignidad de los pueblos indígenas”, lo cual motiva e invita a continuar aportando a nuestra “Querida Amazonía”; como gran oportunidad para conocer, alimentar y vivir, el carisma de la contemplación y la predicación a través del compromiso, la responsabilidad social, cultural, ecológica y eclesial.

Juan Ubaldo LÓPEZ SALAMANCA, O.P.
Promotor General del Laicado

Roma, 7/03/2020

______________________

 

[1] Francisco. Exhortación apostólica postsinodal.  Febrero 2 de 2020. Obtenido de: http://www.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20200202_querida-amazonia.html

[2] Red Eclesial Panamazónica. Febrero 28 de 2020. Obtenido de: https://redamazonica.org

[3] PELLITERO, Ramiro. 2004. La contribución de Yves Congar a la reflexión teológica sobre el laicado. Recuperado el 2 de marzo de 2020, de Scripta Theologica website: https://revistas.unav.edu//index.php/scripta-theologica/article/view/13713

[4] Orden de Predicadores. Marzo 2 de 2020. Obtenido de: https://idi.op.org/idi-595-february-2020/

[5] Consultar experiencias en: https://www.selvasamazonicas.org/como-colaborar/voluntariado y en  https://www.rtve.es/alacarta/videos/pueblo-de-dios/pueblo-dios-selvas-amazonicas-peregrinos-justicia/5521009/

LAICOS DOMINICOS Y “QUERIDA AMAZONÍA”https://www.fraternitiesop.com/wp-content/uploads/2020/03/Sinodo-Amazzonia.jpghttps://www.fraternitiesop.com/wp-content/uploads/2020/03/Sinodo-Amazzonia-150x150.jpgJuan Ubaldo LÓPEZ SALAMANCAPromoter GeneralSliderSpanish,
LOS LAICOS DOMINICOS EN LA PERSPECTIVA DE “QUERIDA AMAZONÍA”Con la Encíclica Laudato Si’ sobre la ‘ecología integral’ (2015), el Papa Francisco hizo evidente y de bastante actualidad aquello que es objeto de debate en todo el mundo, porque el tema que aborda afecta a toda la humanidad. Es una Carta...
<h2 style="text-align: center;"><strong>LOS LAICOS DOMINICOS EN LA PERSPECTIVA DE “QUERIDA AMAZONÍA”</strong></h2><p>Con la Encíclica Laudato Si’ sobre la ‘ecología integral’ (2015), el Papa Francisco hizo evidente y de bastante actualidad aquello que es objeto de debate en todo el mundo, porque el tema que aborda afecta a toda la humanidad. Es una Carta dirigida a todos las personas de buena voluntad que se preocupan por el medio ambiente y la salud del planeta, la casa común.</p><p>Francisco define como ecología integral:<em>“… aquella que incorpora claramente las dimensiones humanas y sociales”</em> (n. 137), y aborda los distintos tipos de ecología: La ambiental, la económica y la social, la cultural y, finalmente, la de la vida cotidiana; fundamentado en dos principios: el bien común y la justicia entre generaciones.</p><p>Una síntesis de la situación es que <em>“No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental. Las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza”</em> (n. 139)</p><p>Una de las líneas de solución permitió la realización de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica, cuyo documento conclusivo titulado <em>“Amazonía: Nuevos Caminos para la Iglesia y para una Ecología Integral”</em> brindó algunas herramientas al Papa Francisco para promulgar la Exhortación apostólica postsinodal <em>“Querida Amazonía”</em><a href="#_ftn1" name="_ftnref1">[1]</a>, la cual nos permite reflexionar entorno a algunos elementos relevantes acerca de la presencia del laicado dominicano en seis de los nueve países de la región que integran la Red Eclesial Panamazónica (REPAN)<a href="#_ftn2" name="_ftnref2">[2]</a>, conformada por: Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam, Venezuela y Guayana Francesa.</p><p>Son cuatro sueños que se plantean en la Exhortación: un sueño social, un sueño cultural, un sueño ecológico y un sueño eclesial. Sueños que se ven orientados y referenciados explícitamente hacia los laicos en el Capítulo IV titulado “Un sueño eclesial”, con temas como la inculturación de la ministerialidad, la comunión y la participación de cada uno de los rostros humanos en la Amazonía.</p><h3>1. LA INCULTURACIÓN DE LA MINISTERIALIDAD</h3><p>Destaca el compromiso y la responsabilidad para que los laicos puedan <em>“… anunciar la Palabra, enseñar, organizar sus comunidades, celebrar algunos sacramentos, buscar distintos cauces para la piedad popular y desarrollar la multitud de dones que el Espíritu derrama en ellos. Pero necesitan la celebración de la Eucaristía porque ella «hace la Iglesia», a tal punto que «no se edifica ninguna comunidad cristiana si esta no tiene su raíz y centro en la celebración de la sagrada Eucaristía». Si así lo creemos, es urgente evitar que los pueblos amazónicos estén privados de este alimento de vida nueva y del sacramento del perdón”</em> (n. 89)</p><h3>2. COMUNIDADES REPLETAS DE VIDA</h3><p>La formación humana y cristiana implica, entre otros aspectos, la profundización del <em>Kerigma</em> (n. 65) para un adecuado crecimiento y desarrollo de las comunidades, las cuales requieren de <em>“La Eucaristía, como fuente y culmen que reclama el desarrollo de esa multiforme riqueza. Se necesitan sacerdotes, pero esto no excluye que ordinariamente los diáconos permanentes —que deberían ser muchos más en la Amazonía—, las religiosas y los mismos laicos asuman responsabilidades importantes para el crecimiento de las comunidades y que maduren en el ejercicio de esas funciones gracias a un acompañamiento adecuado”</em> (n. 92).</p><p>Se necesitan más líderes que sean protagonistas en la comunión y participación eclesial ya que, como lo señala la Exhortación, se trata de una Iglesia con rostros amazónicos que <em>“… requiere la presencia estable de líderes laicos maduros y dotados de autoridad, que conozcan las lenguas, las culturas, la experiencia espiritual y el modo de vivir en comunidad de cada lugar, al mismo tiempo que dejan espacio a la multiplicidad de dones que el Espíritu Santo siembra en todos. Porque allí donde hay una necesidad peculiar, Él ya ha derramado carismas que permitan darle una respuesta. Ello supone en la Iglesia una capacidad para dar lugar a la audacia del Espíritu, para confiar y concretamente para permitir el desarrollo de una cultura eclesial propia, marcadamente laical. Los desafíos de la Amazonía exigen a la Iglesia un esfuerzo especial por lograr una presencia capilar que sólo es posible con un contundente protagonismo de los laicos”</em> (n. 94).</p><h3>3. LA PRESENCIA DE LOS LAICOS DOMINICOS EN LA PERSPECTIVA DE “QUERIDA AMAZONÍA”</h3><p>Desde la llegada de los Españoles a América (1492), los dominicos hacen presencia en el <em>“Continente de la Esperanza”,</em> como lo señalara Benedicto XVI.  Familia Dominicana que trabaja por la Evangelizacion de los pueblos, por la salvación de los hombres como establecen las Constituciones de la Orden, por los Derechos Humanos y por la formación integral de la persona y de cada uno de los que participa en la construcción del Reino de Dios aquí y ahora.</p><p>En <em>“Querida Amazonía”</em>, se enuncian varios verbos dirigidos a los laicos, como llamados a <em>anunciar</em> la Palabra, <em>enseñar, organizar, celebrar, buscar y poner</em> al servicio de la comunidad los dones y carismas que el Espíritu ha derramado en cada ser humano para <em>desarrollar</em> una cultura de la comunión y la participación eclesial; como lo afirmara san Juan Pablo II en su Exhortación postsinodal “<em>Christifideles laici”</em>, publicada el 30 de diciembre de 1988, sobre <em>“la vocación y la misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo”, </em>en la que palpita el aporte de fray Yves Congar, O.P. (1904-1995), a la reflexión teológica proporcionando herramientas, en buena medida, al camino que la teología ha ido recorriendo para discernir el papel de los fieles laicos en una eclesiología de comunión, participación y misión.</p><p>A este propósito, en el artículo titulado <em>“La contribución de Yves Congar a la reflexión teológica sobre el laicado”</em> de Ramiro Pellitero (2004), afirma que nuestro hermano Congar <em>“…alaba su riqueza y contenido, su estructuración y unidad, y su engarce con el Vaticano II y la Escritura… […]</em> y destaca que <em>la perspectiva de la misión enlaza con la reflexión de la Iglesia sobre sí misma (Lumen gentium) y su relación con el mundo (Gaudium et spes)</em>. Pone de relieve tres puntos: <em>la responsabilidad de los laicos como sujetos activos en la Iglesia y en la historia humana; el valor de los «ministerios espontáneos» (no ordenados) junto a los ministerios ordenados y los carismas; la fundamentación antropológica y teológica de la distinción varón-mujer y la aportación de la mujer en la sociedad y en la Iglesia”</em><a href="#_ftn3" name="_ftnref3">[3]</a>.</p><p>En tal sentido, podemos afirmar que ya se vienen desarrollando estos elementos como la responsabilidad, el valor de los ministerios espontáneos y el aporte de la mujer en la sociedad y en la Iglesia desde la inculturacion de la ministerialidad, evidenciado a través de los diferentes grupos, fraternidades y movimientos juveniles que tienen pasión por la Verdad, celo por la predicación y participan en varios programas como voluntarios en la <em>“Querida Amazonía”</em>.</p><p>Monseñor David Martínez, O.P., Obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado y Secretario Especial del Sínodo ha señalado que: <em>“El título (de la Exhortación) ya es un reflejo del corazón del Papa que muestra un profundo amor por este territorio tan particular y por sus pueblos. La exhortación es un poema de amor proclamado a toda la Iglesia universal y a todas las personas de buena voluntad. Es un poema que llora por todos los crímenes e injusticias y que se maravilla también contemplando las maravillas de estas selvas y de sus habitantes”<a href="#_ftn4" name="_ftnref4"><strong>[4]</strong></a>.</em></p><p>La Familia Dominicana en América Latina y el Caribe hace grandes esfuerzos por compartir la experiencia del Evangelio a través de Provincias, Vice Provincias y Vicariatos, a través de las distintas comunidades de hermanas de vida contemplativa y apostólica; reflejado en la cooperación de entidades como la Conferencia Interprovincial de los Dominicos de América Latina y el Caribe (CIDALC), la Confederacion de Dominicas de América Latina y el Caribe (CODALC), el Movimiento Juvenil Dominicano (IDYM- MJD) y, por supuesto, el Consejo de las Fraternidades Laicales Dominicanas de América Latina y el Caribe (COFALC).</p><p>La Familia Dominicana está presente en Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela; seis de los nueve países que conforman y a quienes está dirigida esta nueva Exhortación apostólica Postsinodal <em>“Querida Amazonía”. </em>Un buen número de fraternidades de la Orden y de jóvenes dominicos, aportan al <em>Kerigma</em> de la fe con la Alegría del Evangelio en esta parte del mundo, que hoy continúa siendo un desafío para la <em>“Sinergia de la Vida y Misión”</em> de la Orden, como lo ha señalado el Capítulo General de Biên Hòa (2019).</p><p>La formación de los laicos es un gran desafío para la renovación de la predicación. En tal sentido, tanto la Regla de las Fraternidades Laicales de santo Domingo como las Declaraciones Generales (2019) plantean las principales fuentes de la formación dominicana: 1) La Palabra de Dios y la reflexión teológica, 2) La oración litúrgica, 3) La historia y la tradición de la Orden, 4) Los documentos contemporáneos de la Iglesia y de la Orden y, 5) El estudio de los signos de los tiempos. </p><p>Estas cinco fuentes son una oportunidad para continuar avanzando en <em>“… la presencia estable de líderes laicos maduros y dotados de autoridad, que conozcan las lenguas, las culturas, la experiencia espiritual y el modo de vivir en comunidad de cada lugar, al mismo tiempo que dejan espacio a la multiplicidad de dones que el Espíritu Santo siembra en todos”</em>, como lo señala la Exhortación (n. 94) y, vivir el verdadero sentido de la contemplación en el seguimiento de Cristo desde la espiritualidad y el carisma de la Orden de Predicadores.</p><p>Señala el Papa Francisco en la Exhortación que los desafíos de la Amazonía “…exigen a la Iglesia un esfuerzo especial por lograr una presencia capilar que sólo es posible con un contundente protagonismo de los laicos” (n. 94).  </p><p>En tal sentido, existen varias experiencias<a href="#_ftn5" name="_ftnref5">[5]</a> en esta perspectiva de <em>“Querida Amazonía”</em>: Una de ellas se viene realizando a través del programa <em>“Selvas Amazónicas”, </em>dirigida y acompañada por nuestros hermanos de la Familia Dominicana en España, quienes la han querido llamar:<em>“Amazionados por la dignidad de los pueblos indígenas”</em>, lo cual motiva e invita a continuar aportando a nuestra <em>“Querida Amazonía”; </em>como gran oportunidad para conocer, alimentar y vivir, el carisma de la contemplación y la predicación a través del compromiso, la responsabilidad social, cultural, ecológica y eclesial.</p><p>Juan Ubaldo LÓPEZ SALAMANCA, O.P.<br />Promotor General del Laicado</p><p>Roma, 7/03/2020</p><p>______________________</p><ul><li>Orden de Predicadores, Regla de las Fraternidades Laicales de Santo Domingo y Declaraciones Generales, Roma 2019.</li><li>Orden de Predicadores, Actas del Capítulo General, Biên Hòa, 2020.</li><li>PELLITERO, Ramiro. 2004. <em>La contribución de Yves Congar a la reflexión teológica sobre el laicado</em>. Recuperado el 2 de marzo de 2020, de Scripta Theologica website: https://revistas.unav.edu//index.php/scripta-theologica/article/view/13713</li><li><a href="http://www.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20200202_querida-amazonia.html">http://www.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20200202_querida-amazonia.html</a></li><li>https://idi.op.org/idi-595-february-2020/</li><li><a href="https://www.selvasamazonicas.org/como-colaborar/voluntariado">https://www.selvasamazonicas.org/como-colaborar/voluntariado</a></li><li><a href="https://www.rtve.es/alacarta/videos/pueblo-de-dios/pueblo-dios-selvas-amazonicas-peregrinos-justicia/5521009/">https://www.rtve.es/alacarta/videos/pueblo-de-dios/pueblo-dios-selvas-amazonicas-peregrinos-justicia/5521009/</a></li><li><a href="https://redamazonica.org">https://redamazonica.org</a></li></ul><p> </p><p><a href="#_ftnref1" name="_ftn1">[1]</a> Francisco. Exhortación apostólica postsinodal.  Febrero 2 de 2020. Obtenido de: http://www.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20200202_querida-amazonia.html</p><p><a href="#_ftnref2" name="_ftn2">[2]</a> Red Eclesial Panamazónica. Febrero 28 de 2020. Obtenido de: https://redamazonica.org</p><p><a href="#_ftnref3" name="_ftn3">[3]</a> PELLITERO, Ramiro. 2004. <em>La contribución de Yves Congar a la reflexión teológica sobre el laicado.</em> Recuperado el 2 de marzo de 2020, de Scripta Theologica website: https://revistas.unav.edu//index.php/scripta-theologica/article/view/13713</p><p><a href="#_ftnref4" name="_ftn4">[4]</a> Orden de Predicadores. Marzo 2 de 2020. Obtenido de: https://idi.op.org/idi-595-february-2020/</p><p><a href="#_ftnref5" name="_ftn5">[5]</a> Consultar experiencias en: <a href="https://www.selvasamazonicas.org/como-colaborar/voluntariado">https://www.selvasamazonicas.org/como-colaborar/voluntariado</a> y en  <a href="https://www.rtve.es/alacarta/videos/pueblo-de-dios/pueblo-dios-selvas-amazonicas-peregrinos-justicia/5521009/">https://www.rtve.es/alacarta/videos/pueblo-de-dios/pueblo-dios-selvas-amazonicas-peregrinos-justicia/5521009/</a></p>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.