fr Rui Lopes

Fr. Rui Lopes: primera comunicación a los laicos dominicos

(click english version) (Cliquez ici pour la version française)

Queridos hermanos y hermanas en santo Domingo.

Con gran alegría les dirijo este primer comunicado a través de esta nueva red de comunicación con los laicos dominicos de todo el mundo. Pienso que esta servirá para mantenernos en comunicación, así como compartir lo que hacemos y nuestras experiencias, en diferentes idiomas pero con unidad de corazones.

En lo que a mí respecta, la utilizaré para compartir lo que hago, así como algunas reflexiones que considere útiles, temas para reflexión, etc.

Tengo que agradecer a Edoardo Mattei por este proyecto, que nace de una idea suya que fue desarrollada en el transcurso de nuestras conversaciones fraternas.

Para comenzar, una reflexión introductoria para comenzar nuestros encuentros en esta página web.

Escribo unos días antes del lanzamiento oficial de la misma: 7 de noviembre, Fiesta de todos los santos de la Orden, y exactamente un año después de la apertura del Jubileo. Escribo en el día de Todos los Santos. ¡Ambas fechas deben inspirarnos a caminar bajo el signo de la santidad!

El Jubileo de la Orden que estamos celebrando no debe verse como un momento de triunfalismo, no; durante el Jubileo estamos llamados a ponernos en marcha nuevamente, a profundizar en las raíces de nuestra vocación para vivirla con mayor profundidad, esta vocación que nos llama incesantemente a salir y predicar el Evangelio, según el lema de la Orden que es nuestra razón de ser.

Ciertamente esto ha de hacerse siguiendo a tantos laicos, hombres y mujeres, que a través de los siglos han vivido el carisma dominicano desde su estado de vida laical. Para ellos, todo comenzó con la escucha de la predicación. Y el estilo dominicano de acercarse a la Palabra de Dios los tocó tan profundamente que muchos de ellos cambiaron su estilo de vida y, manteniendo su estado laical, adoptaron un estilo de vida evangélico.

Esta forma de vida evangélica puede manifestarse de dos modos: primero, una vida cónsona con esta predicación y, segundo, mediante el emprendimiento de iniciativas para convertir esa vida interior en testimonio. De hecho, ellos fundaron hospitales, casas para acoger a los pobres y peregrinos; visitaron a los enfermos; acompañaron a prisioneros hasta su muerte; y conformaron una presencia viva en los pueblos y villas en los que eran reconocidos como miembros de la Orden de Santo Domingo.

Pero quisiera enfatizar la dimensión espiritual de sus vidas. La Regla de Munio de Zamora, aún con todas sus imprecisiones históricas, proyecta una vida espiritual para el laicado de la Orden y esboza un programa de vida espiritual. Más adelante, en sus recomendaciones, san Antonio de Florencia insiste en una vida espiritual que sea profunda, pero atemperada a la condición laical.

Me pregunto si la vida espiritual de los laicos verdaderamente alimenta una vida laical, o es en realidad una imitación de la vida espiritual de los presbíteros y religiosos. Este es un asunto sobre el que debemos reflexionar profundamente en el seno de nuestras fraternidades. ¿Tienen los laicos de la Orden verdadero apoyo para su predicación en su modo de orar? ¿Tienen un programa espiritual adaptado a su dimensión laical?

Bajo el signo de la santidad se nos invita a reflexionar en estas palabras: “Seréis santos, porque santo soy yo” (Lv 20,7; 1Pe 1,16).

El Santo Padre ha dicho hoy en Suecia que la santidad es también felicidad. Les deseo la felicidad que se encuentra en un una vida en la que Dios habita en nuestros corazones.

Fr. Rui Lopes: primera comunicación a los laicos dominicoshttps://www.fraternitiesop.com/wp-content/uploads/2016/11/Rui-Lopes.jpghttps://www.fraternitiesop.com/wp-content/uploads/2016/11/Rui-Lopes-150x150.jpgfr Rui Carlos Antunes e Almeida LopesPromoter GeneralSpanish,
(click english version) (Cliquez ici pour la version française) Queridos hermanos y hermanas en santo Domingo. Con gran alegría les dirijo este primer comunicado a través de esta nueva red de comunicación con los laicos dominicos de todo el mundo. Pienso que esta servirá para mantenernos en comunicación, así como compartir lo...
<em>(click <a href="http://www.fraternitiesop.com/promoter-general/br-rui-lopes-first-communication-lay-dominicans/" target="_blank">english version</a>) (Cliquez <a href="http://www.fraternitiesop.com/slider/rui-lopes-premiere-communication-laics-dominicain/">ici pour la version française</a>) </em> Queridos hermanos y hermanas en santo Domingo. Con gran alegría les dirijo este primer comunicado a través de esta nueva red de comunicación con los laicos dominicos de todo el mundo. Pienso que esta servirá para mantenernos en comunicación, así como compartir lo que hacemos y nuestras experiencias, en diferentes idiomas pero con unidad de corazones. En lo que a mí respecta, la utilizaré para compartir lo que hago, así como algunas reflexiones que considere útiles, temas para reflexión, etc. Tengo que agradecer a Edoardo Mattei por este proyecto, que nace de una idea suya que fue desarrollada en el transcurso de nuestras conversaciones fraternas. Para comenzar, una reflexión introductoria para comenzar nuestros encuentros en esta página <em>web</em>. Escribo unos días antes del lanzamiento oficial de la misma: 7 de noviembre, Fiesta de todos los santos de la Orden, y exactamente un año después de la apertura del Jubileo. Escribo en el día de Todos los Santos. ¡Ambas fechas deben inspirarnos a caminar bajo el signo de la santidad! El Jubileo de la Orden que estamos celebrando no debe verse como un momento de triunfalismo, no; durante el Jubileo estamos llamados a ponernos en marcha nuevamente, a profundizar en las raíces de nuestra vocación para vivirla con mayor profundidad, esta vocación que nos llama incesantemente a salir y predicar el Evangelio, según el lema de la Orden que es nuestra razón de ser. Ciertamente esto ha de hacerse siguiendo a tantos laicos, hombres y mujeres, que a través de los siglos han vivido el carisma dominicano desde su estado de vida laical. Para ellos, todo comenzó con la escucha de la predicación. Y el estilo dominicano de acercarse a la Palabra de Dios los tocó tan profundamente que muchos de ellos cambiaron su estilo de vida y, manteniendo su estado laical, adoptaron un estilo de vida evangélico. Esta forma de vida evangélica puede manifestarse de dos modos: primero, una vida cónsona con esta predicación y, segundo, mediante el emprendimiento de iniciativas para convertir esa vida interior en testimonio. De hecho, ellos fundaron hospitales, casas para acoger a los pobres y peregrinos; visitaron a los enfermos; acompañaron a prisioneros hasta su muerte; y conformaron una presencia viva en los pueblos y villas en los que eran reconocidos como miembros de la Orden de Santo Domingo. Pero quisiera enfatizar la dimensión espiritual de sus vidas. La Regla de Munio de Zamora, aún con todas sus imprecisiones históricas, proyecta una vida espiritual para el laicado de la Orden y esboza un programa de vida espiritual. Más adelante, en sus recomendaciones, san Antonio de Florencia insiste en una vida espiritual que sea profunda, pero atemperada a la condición laical. Me pregunto si la vida espiritual de los laicos verdaderamente alimenta una vida laical, o es en realidad una imitación de la vida espiritual de los presbíteros y religiosos. Este es un asunto sobre el que debemos reflexionar profundamente en el seno de nuestras fraternidades. ¿Tienen los laicos de la Orden verdadero apoyo para su predicación en su modo de orar? ¿Tienen un programa espiritual adaptado a su dimensión laical? Bajo el signo de la santidad se nos invita a reflexionar en estas palabras: “Seréis santos, porque santo soy yo” (Lv 20,7; 1Pe 1,16). El Santo Padre ha dicho hoy en Suecia que la santidad es también felicidad. Les deseo la felicidad que se encuentra en un una vida en la que Dios habita en nuestros corazones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.