Preaching in the Digital Continent

Predicar en el continente digital

En la actualidad la Orden se ve enviada a predicar en el ‘continente digital’, realidad que también necesita ser evangelizada. Los avances tecnológicos nos ofrecen un poderoso instrumento de predicación. Internet y las redes sociales se han convertido en un nuevo púlpito que nos sirve para el anuncio y para propiciar el diálogo y la interacción en una sociedad polarizada y dividida (ACG Bononiae 2016 76; Cfr. 151-156).

Esta cita, tomada del proemio de las Actas del reciente Capítulo General de Bolonia nos sirve de marco de referencia para estas líneas.

El 12 de diciembre de 2012 marcó un hito en la historia de nuestra Iglesia cuando el para emérito Benedicto XVI envió el primer tweet desde su cuenta @Pontifex, incursionando de ese modo a misionar en el “continente digital”, término que él había utilizado tres años antes al dirigirse a la sesión plenaria del Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales, el 29 de octubre de 2009.[1]

El continente digital, compuesto por las más de tres mil millones de personas conectadas a internet en el mundo[2] representa el nuevo “continente de misión” para la Iglesia, y particularmente para nosotros los dominicos, cuya misión es “la entrega a la evangelización total de la Palabra de Dios”.[3] Esta explosión de la información nos permite a los dominicos del siglo XXI llevar el Evangelio a gente que suele estar fuera de nuestro alcance, además de promover causas, tales como la Justicia y la Paz, que están arraigadas en nuestro carisma fundacional.[4]

De ahí surge la recomendación [commendatio] del Capítulo General de Bolonia a los priores provinciales, viceprovinciales y vicarios provinciales a explorar y promover “el uso apropiado del mundo virtual (internet) como un instrumento para escuchar las tendencias y necesidades sociales de nuestra época, y como una herramienta para la predicación”.[5]

Tenemos en nuestras manos una herramienta impensada, tanto para nuestros padres fundadores en el siglo XIII, como para El P. Joseph Cardijn en la década de los treinta del siglo XX, cuando desarrolló el método de revisión de vida que desembocó en la clásica metodología del “ver-juzgar-actuar”. Esto nos permite hacer una lectura en tiempo real, casi instantánea, de los “signos de los tiempos”, contemplarlos a la luz del Evangelio, y guiar nuestra predicación de manera efectiva, llegando y adaptándola al entorno social, político y económico de cada rincón del planeta. De esa manera la red se convierte en un “puente” virtual que nos conecta instantáneamente con individuos, comunidades y culturas en todos los continentes. El nombre escogido por el papa Benedicto XVI para su cuenta de Twitter apunta en esa dirección (pontifex = constructor de puentes).

El papa Francisco, por su parte, también nos exhorta a utilizar esas nueva herramientas: “No tengan miedo de entrar en las redes sociales”. Al mismo tiempo nos recuerda que no se trata de bombardear las redes sociales con mensajes religiosos y “memes”, sino que el tema profundo es el de dar testimonio. Hacer síntesis de vida, entre nuestra vida y el Evangelio.[6]

Son muchas las veces que hemos escuchado la frase: ¡imagínense lo que hubiese logrado san Pablo de haber tenido a su alcance esas herramientas!  Aún así vemos todo lo que logró. ¿Cómo lo hizo? No se trata de cómo lo hizo, sino de qué hizo para lograrlo. Precisamente “dar testimonio”. Y eso es lo que tenemos que hacer. Cuando utilizamos la Red como púlpito, como herramienta de evangelización, no se trata de escribir y publicar “mensajes bonitos”, nuestra misión es compartir con cada persona que nos lee, la contestación a aquella pregunta que Jesús le formuló a sus discípulos: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?” (Mt 16,15); se trata de decirle al mundo, a cada lector, a través de nuestros postings lo que Andrés le dijo a su hermano Simón: “Hemos encontrado al Mesías” (Jn 1,41).

Es lo que los medios de comunicación social han hecho desde sus inicios, salvo que ahora todos tenemos esa capacidad en la palma de nuestras manos, en nuestros teléfonos móviles, nuestras tablets, y nuestros ordenadores personales, con la capacidad de llegar instantáneamente a millones de personas alrededor del planeta.

Pero esa capacidad conlleva una gran responsabilidad. Todos sabemos que esta herramienta magnífica en las manos equivocadas puede resultar dañina y peligrosa. Como cristianos católicos y sobre todo como dominicos tenemos un compromiso con la veritas. Eso nos impone el deber de continuar formándonos para asegurarnos que nuestro mensaje sea fiel al Evangelio y cónsono con la doctrina de la Iglesia.

Además, de la misma manera que hemos de procurar que nuestra predicación personal sea un verdadero reflejo de nuestra vida personal y comunitaria, tenemos que ser muy cuidadosos con nuestra conducta en las redes sociales de manera que, al igual que aquella, nuestras páginas personales sean un testimonio de nuestro mensaje evangelizador.

Como hemos dicho en otro lugar,[7] el entorno político, social, económico y religioso en que vivimos y actuamos no dista mucho de aquél que motivó a Domingo de Guzmán hace más de 800 años a emprender su misión evangelizadora. Nuestra realidad clama a gritos por una transformación que solo puede surgir de un cambio en los corazones de los hombres. Y ese cambio solo es posible mediante una evangelización efectiva. La diferencia, y la ventaja, estriban en las nuevas herramientas a nuestro alcance. Escuchemos el llamado del papa Francisco: “No tengan miedo de entrar en las redes sociales”.

[1] Discurso del SS. Benedicto XVI a la sesión plenaria del Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales, 29 de octubre de 2009: De este modo, la Iglesia ejerce lo que podríamos definir una “diaconía de la cultura” en el actual “continente digital”, recorriendo sus caminos para anunciar el Evangelio, única Palabra que puede salvar al hombre. Al Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales le corresponde profundizar en cada elemento de la nueva cultura de los medios, comenzando por sus aspectos éticos, y ejercer un servicio de orientación y guía para ayudar a las Iglesias particulares a comprender la importancia de la comunicación, que representa hoy por hoy un punto firme e irrenunciable de todo plan pastoral. Las características de los nuevos medios hacen posible precisamente, incluso a amplia escala y en dimensión global, una acción de consulta, de intercambio, de coordinación, que además de incrementar una eficaz difusión del mensaje evangélico, evita en ocasiones una inútil pérdida de energías y recursos. https://es.zenit.org/articles/la-mision-de-la-iglesia-en-continente-digital-segun-benedicto-xvi/

[2] La Nación, 13 de julio de 2015, http://www.lanacion.com.py/2015/07/13/mas-de-3-mil-millones-de-personas-conectadas-a-internet-en-el-mundo/; ACG Bononiae 2016 151.

[3] http://www.dominicos.org/familia-dominicana/frailes/carisma.

[4] Cfr. ACG Bononiae 2016 151; ¿Quién es el laico dominico del siglo XXI?, en http://www.op.org/es/content/quien-es-el-laico-dominico-del-siglo-xxi.

[5] ACG Bononiae 2016 152.

[6] Cfr. http://es.catholic.net/op/articulos/56612/cat/162/el-continente-digital-gran-desafio-y-oportunidad-.html#o

[7] ¿Quién es el laico dominico del siglo XXI?, en http://www.op.org/es/content/quien-es-el-laico-dominico-del-siglo-xxi.

Predicar en el continente digitalhttp://www.fraternitiesop.com/wp-content/uploads/2016/11/Vaticano-iPad.jpghttp://www.fraternitiesop.com/wp-content/uploads/2016/11/Vaticano-iPad-150x150.jpgHector L. MarquezSign of our timesSliderSpanish,,
En la actualidad la Orden se ve enviada a predicar en el ‘continente digital’, realidad que también necesita ser evangelizada. Los avances tecnológicos nos ofrecen un poderoso instrumento de predicación. Internet y las redes sociales se han convertido en un nuevo púlpito que nos sirve para el anuncio y...
<em>En la actualidad la Orden se ve enviada a predicar en el ‘continente digital’, realidad que también necesita ser evangelizada. Los avances tecnológicos nos ofrecen un poderoso instrumento de predicación. Internet y las redes sociales se han convertido en un nuevo púlpito que nos sirve para el anuncio y para propiciar el diálogo y la interacción en una sociedad polarizada y dividida </em>(ACG Bononiae 2016 76; <em>Cfr</em>. 151-156). Esta cita, tomada del proemio de las Actas del reciente Capítulo General de Bolonia nos sirve de marco de referencia para estas líneas. El 12 de diciembre de 2012 marcó un hito en la historia de nuestra Iglesia cuando el para emérito Benedicto XVI envió el primer <em>tweet</em> desde su cuenta @Pontifex, incursionando de ese modo a misionar en el “continente digital”, término que él había utilizado tres años antes al dirigirse a la sesión plenaria del <em>Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales</em>, el 29 de octubre de 2009.<a href="#_ftn1" name="_ftnref1">[1]</a> El <em>continente digital</em>, compuesto por las más de tres mil millones de personas conectadas a internet en el mundo<a href="#_ftn2" name="_ftnref2">[2]</a> representa el nuevo “continente de misión” para la Iglesia, y particularmente para nosotros los dominicos, cuya misión es “la entrega a la evangelización total de la Palabra de Dios”.<a href="#_ftn3" name="_ftnref3">[3]</a> Esta explosión de la información nos permite a los dominicos del siglo XXI llevar el Evangelio a gente que suele estar fuera de nuestro alcance, además de promover causas, tales como la Justicia y la Paz, que están arraigadas en nuestro carisma fundacional.<a href="#_ftn4" name="_ftnref4">[4]</a> De ahí surge la recomendación [<em>commendatio</em>] del Capítulo General de Bolonia a los priores provinciales, viceprovinciales y vicarios provinciales a explorar y promover “el uso apropiado del mundo virtual (<em>internet</em>) como un instrumento para escuchar las tendencias y necesidades sociales de nuestra época, y como una herramienta para la predicación”.<a href="#_ftn5" name="_ftnref5">[5]</a> Tenemos en nuestras manos una herramienta impensada, tanto para nuestros padres fundadores en el siglo XIII, como para El P. Joseph Cardijn en la década de los treinta del siglo XX, cuando desarrolló el método de <em>revisión de vida</em> que desembocó en la clásica metodología del “ver-juzgar-actuar”. Esto nos permite hacer una lectura en tiempo real, casi instantánea, de los “signos de los tiempos”, contemplarlos a la luz del Evangelio, y guiar nuestra predicación de manera efectiva, llegando y adaptándola al entorno social, político y económico de cada rincón del planeta. De esa manera la red se convierte en un “puente” virtual que nos conecta instantáneamente con individuos, comunidades y culturas en todos los continentes. El nombre escogido por el papa Benedicto XVI para su cuenta de <em>Twitter</em> apunta en esa dirección (<em>pontifex</em> = constructor de puentes). El papa Francisco, por su parte, también nos exhorta a utilizar esas nueva herramientas: “No tengan miedo de entrar en las redes sociales”. Al mismo tiempo nos recuerda que no se trata de bombardear las redes sociales con mensajes religiosos y “memes”, sino que el tema profundo es el de dar testimonio. Hacer síntesis de vida, entre nuestra vida y el Evangelio.<a href="#_ftn6" name="_ftnref6">[6]</a> Son muchas las veces que hemos escuchado la frase: ¡imagínense lo que hubiese logrado san Pablo de haber tenido a su alcance esas herramientas!  Aún así vemos todo lo que logró. ¿Cómo lo hizo? No se trata de cómo lo hizo, sino de qué hizo para lograrlo. Precisamente “dar testimonio”. Y eso es lo que tenemos que hacer. Cuando utilizamos la Red como púlpito, como herramienta de evangelización, no se trata de escribir y publicar “mensajes bonitos”, nuestra misión es compartir con cada persona que nos lee, la contestación a aquella pregunta que Jesús le formuló a sus discípulos: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?” (Mt 16,15); se trata de decirle al mundo, a cada lector, a través de nuestros <em>postings </em>lo que Andrés le dijo a su hermano Simón: “Hemos encontrado al Mesías” (Jn 1,41). Es lo que los medios de comunicación social han hecho desde sus inicios, salvo que ahora todos tenemos esa capacidad en la palma de nuestras manos, en nuestros teléfonos móviles, nuestras <em>tablets, y </em>nuestros ordenadores personales, con la capacidad de llegar instantáneamente a millones de personas alrededor del planeta. Pero esa capacidad conlleva una gran responsabilidad. Todos sabemos que esta herramienta magnífica en las manos equivocadas puede resultar dañina y peligrosa. Como cristianos católicos y sobre todo como dominicos tenemos un compromiso con la <em>veritas</em>. Eso nos impone el deber de continuar formándonos para asegurarnos que nuestro mensaje sea fiel al Evangelio y cónsono con la doctrina de la Iglesia. Además, de la misma manera que hemos de procurar que nuestra predicación personal sea un verdadero reflejo de nuestra vida personal y comunitaria, tenemos que ser muy cuidadosos con nuestra conducta en las redes sociales de manera que, al igual que aquella, nuestras páginas personales sean un testimonio de nuestro mensaje evangelizador. Como hemos dicho en otro lugar,<a href="#_ftn7" name="_ftnref7">[7]</a> el entorno político, social, económico y religioso en que vivimos y actuamos no dista mucho de aquél que motivó a Domingo de Guzmán hace más de 800 años a emprender su misión evangelizadora. Nuestra realidad clama a gritos por una transformación que solo puede surgir de un cambio en los corazones de los hombres. Y ese cambio solo es posible mediante una evangelización efectiva. La diferencia, y la ventaja, estriban en las nuevas herramientas a nuestro alcance. Escuchemos el llamado del papa Francisco: “No tengan miedo de entrar en las redes sociales”. <a href="#_ftnref1" name="_ftn1">[1]</a> Discurso del SS. Benedicto XVI a la sesión plenaria del Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales, 29 de octubre de 2009: <em>De este modo, la Iglesia ejerce lo que podríamos definir una “diaconía de la cultura” en el actual “continente digital”, recorriendo sus caminos para anunciar el Evangelio, única Palabra que puede salvar al hombre. Al Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales le corresponde profundizar en cada elemento de la nueva cultura de los medios, comenzando por sus aspectos éticos, y ejercer un servicio de orientación y guía para ayudar a las Iglesias particulares a comprender la importancia de la comunicación, que representa hoy por hoy un punto firme e irrenunciable de todo plan pastoral. Las características de los nuevos medios hacen posible precisamente, incluso a amplia escala y en dimensión global, una acción de consulta, de intercambio, de coordinación, que además de incrementar una eficaz difusión del mensaje evangélico, evita en ocasiones una inútil pérdida de energías y recursos</em>. https://es.zenit.org/articles/la-mision-de-la-iglesia-en-continente-digital-segun-benedicto-xvi/ <a href="#_ftnref2" name="_ftn2">[2]</a> La Nación, 13 de julio de 2015, http://www.lanacion.com.py/2015/07/13/mas-de-3-mil-millones-de-personas-conectadas-a-internet-en-el-mundo/; ACG Bononiae 2016 151. <a href="#_ftnref3" name="_ftn3">[3]</a> http://www.dominicos.org/familia-dominicana/frailes/carisma. <a href="#_ftnref4" name="_ftn4">[4]</a> <em>Cfr. </em>ACG Bononiae 2016 151; <em>¿Quién es el laico dominico del siglo XXI?</em>, en http://www.op.org/es/content/quien-es-el-laico-dominico-del-siglo-xxi. <a href="#_ftnref5" name="_ftn5">[5]</a> ACG Bononiae 2016 152. <a href="#_ftnref6" name="_ftn6">[6]</a> <em>Cfr</em>. http://es.catholic.net/op/articulos/56612/cat/162/el-continente-digital-gran-desafio-y-oportunidad-.html#o <a href="#_ftnref7" name="_ftn7">[7]</a> <em>¿Quién es el laico dominico del siglo XXI?</em>, en http://www.op.org/es/content/quien-es-el-laico-dominico-del-siglo-xxi.

Related Post

Condividi con:

5 thoughts on “Predicar en el continente digital”

  1. Buenas noches, “Predicar en el continente digital” es un buen artículo que me llena de alegría, pues siendo laico de promesa perpetua y al ver que mi comunidad cada día disminuía en número porque los miembros la mayoría son de edad avanzada y por enfermedad se han retirado y los que quedaron (2) les era imposible cumplir el carisma y al mismo tiempo impedían que la más joven en minoría (1) cumpliera con el carisma, en visto de ésta situación, decidí pedir “permiso” para dedicarme a la itinerancia y poder “evangelizar digitalmente” , optando por abrir una Comunidad de laicos itinerantes dominicos (LID) y empezar a difundir el carisma de la Orden y formarlos en la rama laical a través de facebook. Se comprometieron 13 personas que estan registrados formalmente, quienes leen y los evalúo sobre los temas que subo, y 60 miembros aceptados y no estan registrados en el Directorio pero que desean pertenecer para formarse libremente con los temas que se publican. Esta comunidad se abrió como ofrecimiento a Dios, a la Virgen y a NP fundador Santo Domingo de Guzmán el 8 de septiembre 2016…vamos avanzando con mucha alegría hacia el gran día del 22 de diciembre 2016: JUBILEO DE LA ORDEN- 800 años…Experiencia en Trujillo – Perú, pues “una vez dominico, dominico para siempre”….

    Public CommentUserBuenas noches, “Predicar en el continente digital” es un buen artículo que me llena de alegría, pues siendo laico de promesa perpetua y al ver que mi comunidad cada día disminuía en número porque los miembros la mayoría son de edad avanzada y por enfermedad se han retirado y los que quedaron (2) les era imposible cumplir el carisma y al mismo tiempo impedían que la más joven en minoría (1) cumpliera con el carisma, en visto de ésta situación, decidí pedir “permiso” para dedicarme a la itinerancia y poder “evangelizar digitalmente” , optando por abrir una Comunidad de laicos itinerantes dominicos (LID) y empezar a difundir el carisma de la Orden y formarlos en la rama laical a través de facebook. Se comprometieron 13 personas que estan registrados formalmente, quienes leen y los evalúo sobre los temas que subo, y 60 miembros aceptados y no estan registrados en el Directorio pero que desean pertenecer para formarse libremente con los temas que se publican. Esta comunidad se abrió como ofrecimiento a Dios, a la Virgen y a NP fundador Santo Domingo de Guzmán el 8 de septiembre 2016…vamos avanzando con mucha alegría hacia el gran día del 22 de diciembre 2016: JUBILEO DE LA ORDEN- 800 años…Experiencia en Trujillo – Perú, pues “una vez dominico, dominico para siempre”….
  2. Me alegra escuchar sobre su proyecto de formación de nuevos laicos dominicos online. Nosotros hemos estado utilizando una variante: la predicación en retiros de formación utilizando la plataforma Skype. Le invito a continuar su misión y le invito a examinar un artículo donde se reseña lo que acabo de compartir con usted: http://cofalc.org/2015/12/fraternidad-santo-domingo-de-guzman-de-guatemala-estrena-nueva-modalidad-de-predicacion-on-line/.

    También, si lo desea, le invitamos a escribir un artículo para publicarlo en esta página y en la de COFALC, para que otras fraternidades que pueden estar en igual situación utilicen estas herramientas para “revivir” sus fraternidades. Si se lo hace llegar a este servidor lo publicamos de inmediato.

    Un abrazo fraterno en santo Domingo,
    Héctor, OP

    Member of Fraternities OPEditorMe alegra escuchar sobre su proyecto de formación de nuevos laicos dominicos online. Nosotros hemos estado utilizando una variante: la predicación en retiros de formación utilizando la plataforma Skype. Le invito a continuar su misión y le invito a examinar un artículo donde se reseña lo que acabo de compartir con usted: http://cofalc.org/2015/12/fraternidad-santo-domingo-de-guzman-de-guatemala-estrena-nueva-modalidad-de-predicacion-on-line/. También, si lo desea, le invitamos a escribir un artículo para publicarlo en esta página y en la de COFALC, para que otras fraternidades que pueden estar en igual situación utilicen estas herramientas para "revivir" sus fraternidades. Si se lo hace llegar a este servidor lo publicamos de inmediato. Un abrazo fraterno en santo Domingo, Héctor, OP
  3. ¡Predicar con todo! Nuestra propuesta en las redes es la predicación con sencillos dibujos de los santos de la Orden, cómics bíblicos y viñetas.
    Felicitaciones hermanos.
    Un fuerte abrazo desde Venezuela

    Public CommentUser¡Predicar con todo! Nuestra propuesta en las redes es la predicación con sencillos dibujos de los santos de la Orden, cómics bíblicos y viñetas. Felicitaciones hermanos. Un fuerte abrazo desde Venezuela

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *